domingo, 9 de enero de 2011

Crónica del I Metal tribute Fest, en Laudio, con Feiz no mor, Bacon Maiden, MST y Wantera

Metalbitacora.com, con el Metal tribute fest
NOTA: Iré añadiendo más vídeos a medida que suban


Gran celebración metalera la que vivimos anoche en Laudio (Araba) en la primera edición de un festival que, visto el resultado, debería tener vocación de permanencia: el I Metal Tribute Fest. Una iniciativa surgida de la base misma de la movida metalera vasca, y que ha contado con la inestimable colaboración de un colectivo de metaleros de Laudio, Laudio Metal, que con mucho trabajo y humildad están empezando a darle un serio meneo a la movida heavy en su zona. Y para ello cuentan con un local envidiable, con capacidad para 500 personas, en una zona de pabellones, en la que nadie, salvo ellos, se quejará de las colillas, del ruido o de las meadas en zonas adyacentes.




Lo primero que debemos reseñar es que las cuatro bandas, Feiz no mor, Bacon Maiden, MST y Wantera, fueron capaces de vender todas las entradas, las 500 entradas disponibles. Lo cual es un enorme éxito en estos tiempos. No hay demasiados grupos, tampoco extranjeros, que sean capaces de meter a tanta gente en salas como Santana o Rock Star, por citar los dos ejemplos más claros del entorno bilbaíno.



Antes de entrar en lo musical, quisiera mencionar también el gran respeto que mostraron los asistentes por la nueva ley que prohíbe el consumo de tabaco en espacios cerrados. Era la primera movida metalera a la que asistía con esta ley, y me sorprendió la respuesta, porque se podría argumentar que el local es privado y demás, pero nada, todos saliendo afuera a dar caladas, lo que cambia notablemente el panorama de un bolo. Hasta el cantante de Wantera dijo echar de menos el humo. Dicho sea de paso, tampoco le hacía falta irritar más su garganta, porque menuda manera de atronar.


Con un gran ambiente previo, por tanto, la nave de Laudio Metal que fue en su día un plató de televisión, salieron a escena los cinco componentes de la banda tributo a Faith no more, bautizados como Feiz no mor. Cinco músicos que apenas llevan unos meses con esta historia, y que son liderados por una chica con una gran voz y una nada tímida puesta en escena. Maira se mueve, grita y sonríe constantemente. Y lo digo porque esto es un detalle clave cuando una cantante se enfrenta a su primer concierto con un grupo, como era su caso.




Lamentablemente empezaron con problemas de sonido, que fueron superándose poco a poco, en concreto a partir de “I’m easy”. Estaban caracterizados como sus ídolos, con camisas blancas y corbatas negras, y gracias al trabajo de Maira, y el guitarrista especialmente, se fueron viniendo arriba. “Digging the grave” y “Epic” fueron algunas otras que sonaron. En muchos asistentes quedó la sensación de que necesitaban un rato más para dejar a todos contentos. Me da que se hablará de ellos en poco tiempo.




Encajaba más con el perfil medio del público la siguiente banda en saltar a escena: Bacon Maiden, grupo gipuzkoano que cuenta en sus filas con Íñigo, guitarrista de Soziedad Alkoholika. Su tributo se fundamenta en la etapa del “Killers”, pero su repertorio llegó más adelante, con guiños como “The number of the beast” o “The trooper”. La gente disfrutó de lo lindo con canciones que muchos seguro que hace tiempo que no oían. Como músicos son excepcionales, y los temas de la primera parte del concierto estaban realmente clavados. El vocalista tenía por momentos un aire a lo Paul Di’Anno que contribuyó a que muchos estribillos fueran coreados por todos. Muy bien Bacon Maiden. “The ides of march”, “Wrathchild”, “Murders in the rue Morgue”, “Another life”, “Innocent exile”, “Killers” o “Twilight zone” estuvieron en el repertorio.




Muchos de los 500 asistentes portaban camisetas de MST, el tributo bilbaíno a UFO y Michael Schenker, del que ya he escrito otras veces. Un grupo joven pero experimentado con una innegable calidad musical, que queda patente en la atención con la que el público seguía los movimientos más complejos de las canciones del célebre guitarrista. Volví a constatar un hecho: entre el común de la comunidad metalera hay algunos clásicos todavía muy desconocidos, y UFO y MSG son dos de ellos. El público no siguió a MST con la misma devoción que a Bacon Maiden, simplemente, porque no se conocían los temas en general. Pero los solos de guitarra y el alto nivel vocal e instrumental contribuyeron a que, entre canción y canción, las ovaciones fueran a más.


MST, satisfechos!
MST son una garantía, y caldeaban el local con aquellas canciones más reconocibles, especialmente “Doctor, doctor” y “Rock bottom”, en la que los plomos saltaron y nos quedamos sin luz y audio durante algunos segundos. Algo que se repitió más adelante, con Wantera. Por cierto, cabe señalar también la presencia a la guitarra de Miguel, de Positiva, ante la inminente paternidad del titular, Iurgi, a quien le deseamos, por supuesto, todo lo mejor.




Hasta entonces, el público tenía razones para mostrarse satisfecho. 8 euros por ver a varias bandas de gran nivel, rememorando clásicos del Hard Rock y el Heavy Metal, y en compañía de buena parte de la comunidad metalera vizcaína. Los precios de la bebida eran muy asequibles, había merchandising, un local acogedor con un escenario que ya quisieran para sí muchas bandas profesionales por su tamaño, así sólo faltaba el remate. También desde Gipuzkoa venían Wantera, y tributar a Pantera no parece fácil.


Xarles, de Euskal Metalheads, pinchando Europe y Bon Jovi entre grupo y grupo


La salida fue, lógicamente, en tromba con un cantante absolutamente desatado con un chorro de voz poderoso que nos empujó un poco más hacia las primeras filas. Siguiendo la tónica de la noche, unos buenos músicos ofrecían riffs clásicos, y aquello se caldeó a tope. “This love”, “I’m broken”,Mouth for war”, “5 minutes alone”, “Becoming”, “Walk”… El chaparrón sonoro no tenía descanso y la gente agradecía con gritos y aplausos unos temas muy trabajados. Si a cualquier guitarrista se le pueden ver las carencias a la hora de interpretar solos de Schenker, y esa noche no habíamos visto apenas carencias, imitar a Dimebag Darrel y a Phil Anselmo no es tarea fácil. Y no creo que la emoción del momento me nublara la vista y el oído, aquellas eran unas señoras versiones.




Faltaba la guinda, que se puso al final, con un bis de “Walk” en el que participaron Javi (ex S.A., ahora en Clockwork) a la guitarra, Andoni (MST) al bajo y Rown Howland (Infernoise, Clockwork) junto con Wantera, y gracias a ellos el desparrame, con asistentes tomando el escenario y pogos por doquier.



Algunos son amigos, pero a la mayoría le descubría esa noche, y puedo certificar que comparto con la inmensa mayoría de asistentes (y organizadores, me consta) una enorme satisfacción por el resultado final de este primer Metal tribute Fest. Desde la raíz del Heavy Metal ha crecido una iniciativa absolutamente popular, en la que pesa cualquier cosa excepto el lucro. Esencialmente, aquí pesa la pasión por la música. Ambiente inmejorable, indiscutible calidad musical y mucha celebración metalera. Si te lo perdiste, vete pensando en acudir al próximo. Porque debería haber próximo.



El ganador de la guitarra que se sorteó, por cortesía de Rockin Guitars



Repertorio de MST


4 comentarios:

Capitán Piluso dijo...

qué buena tu página, me ha gustado mucho, en cuanto puedas, pasate por la mía: www.mesti-zoo.com
Hasta pronto.

Capitán.

Euskal Metalheads dijo...

YA TE HABRIA GUSTADO QUE HABRIA PINCHADO BON JOVI O EUROPE!!!

http://www.euskalmetalheads.com/2011/01/cronica-del-imetal-tribute-fest.html

Dani Metalbitacora dijo...

Hey, colega, pero si puedo ir a la cena del 29, alguna baladita ya pondrás, no?

Mila esker, mutil!

sebas gutteridge imaz dijo...

Xarles con Europe y Bon Jovi? enorme XD