lunes, 6 de septiembre de 2010

Crítica de "Blood of the nations" de Accept 8'5/10

Si llevas tiempo buscando un buen disco de puro Heavy Metal, sin concesiones, y el último de Iron Maiden no ha logrado saciarte la sed de guitarras pesadas, bases poderosas y voces aguerridas, no pases ni un solo día más sin hacerte con este disco. Accept están derribando todos los prejuicios que han ido generándose desde que se anunció la reunión del grupo sin UDO a la voz, sustituido por el norteamericano Mark Tornillo.

No creo exagerar si digo que los Accept acaban de firmar con la produccíón del gran Andy Sneap y el sello de Nuclear Blast uno de los mejores discos de Heavy del año. La tradicional energía metálica de inspiración belicosa de los alemanes explota a raudales desde el primer hasta el último tema, con unos riffs y ritmos de guitarra realmente inspirados, que nos retrotraen a la primera y más gloriosa etapa del grupo, y con un inconmensurable Tornillo al micro. Sinceramente, desconozco por qué este tipo no era más conocido en el circuito. Para que os hagáis una idea, de momento no tiene ni espacio en la Wikipedia.

Según nos cuentan en el libreto del Cd, unas breves referencias sirvieron para que los alemanes contactaran con Mark Tornillo, y tras las primeras probaturas aquello funcionó. Y os aseguro que funciona. Más de 70 minutos dura este "Blood of the nations" que líricamente sigue apostando por la temática belicista ("Beat the bastards", "Teutonic terror", "New world comin' ", etc), y que en lo musical suena duro, compacto, sin titubeos y con muchas ganas. Desde luego, la sensación general es que los músicos han rejuvenecido y que tienen muchas ganas.

Yo, si fuera UDO, me preocuparía, porque el señor Tornillo parece ser capaz de explorar más posibilidades vocales de lo que él tradicionalmente ha hecho: se le dan bien los temas más duros, pero también se atreve a cambiar de registro en las partes más pausadas, para volver a subir hasta puntos donde su garganta parece rasgarse.

El disco se abre con dos temas puramente Acceptianos, que enganchan de partida y que pueden convertirse en auténticos himnos, como son "Beat the bastards" y "Teutonic terror", un vídeo que supera las 300.000 reproducciones en Youtube, y que rebosa metralla, tanques y proyectiles al más puro estilo del grupo.



Cabe destacar también el excelente trabajo a las guitarras de los legendarios Hoffmann y Frank, quienes si bien nunca han estado entre los de más reputación en la escena metálica son auténticos maestros a la hora de componer riffs poderosos. El tema que titula el disco es un perfecto ejemplo.

Quizás veo erróneo que el grupo se haya querido meter en terrenos que no domina, como las baladas. Hay una realmente floja titulada "Kill the pain" en la mitad del trabajo, y esto lleva a preguntarme por qué hay gente que se empeña en hacer lo que no se le da bien. Si lo tuyos son las melodías asesinas, deja de jugar con una sensibilidad que no dominas. Sólo el cantante se salva en tan floja pieza, y eso porque parece otra voz distinta del resto del disco. Suenan mejor otras piezas concebidas como medios tiempos que progresivamente van subiendo de intensidad, como "Time machine", donde los coros ambientan estupendamente el tema. Accept tiran mucho del apoyo melódico de los coros en este "Blood of the nations".

Y atención también a aquellos momentos más Power, como "Rollin' thunder" o "Pandemic", donde las guitarras veloces hacen de Tornillo una especie que busca la simbiosis entre el propio UDO y un Halford más rasposo. La inspiración de los Judas es evidente.



Accept se han ganado por méritos propios una segunda oportunidad. Gran disco, que en algunos países está triunfando, caso de Alemania, donde ha alcanzado el número 4 en la lista de ventas. ¿Alguien se lo imaginaba? Yo no, y asumo mi error por haberles prejuzgado. Creo que este es el primer ejemplo de una gran banda que es capaz de remontar el vuelo sin su vocalista histórico. No lo lograron ni Iron Maiden, ni Judas Priest, pero Accept sí.

5 comentarios:

Juan dijo...

Aupa Dani.Teníais razón,un gran disco de Heavy Metal.Cuando le dan velocidad a las guitarras, suena a los primeros disco de Accept. Tornillo esta muy bien, pero yo siempre he sido de Udo y no concebía a Accept sin el,lo que pasa es que tendré que empezar a cambiar de opinión si mantienen este nivel. Un abrazo..

Hellbend dijo...

Increible leer que a Accept no se le dan bien las baladas (aunque la de este disco no me guste).

Baladas como "the king", "Can't stand the night" o la admirable "It's hard to find a way" son un claro ejemplo de ello. Por favor, un poco de respeto, que no todo lo bueno es tralla, riffs endiablados y golpes directos a la oreja. :)

Durometal dijo...

Gran Disco ,yo me habia quedado con los Accept con Udo , pero creo que este nuevo vocalista me deja mas que satisfecho ,excelente, como para relanzar la banda nuevamente.Vamos Accept a darle sonido Metal a todos los seguidores del estilo.

Anónimo dijo...

Un gran disco y un gran vocalista Mark Tornillo,siempre he sido de UDO,y no concebía el grupo sin él,pero una vez que te acostumbras a la voz de Mark Tornillo,te das
cuenta que es la evolución del grupo, lo mismo que ocurrió con Paul Dianno y Bruce Dickinson en los Maiden ,Udo para los años 80-90,y Mark Tornillo para los tiempos actuales.

Anónimo dijo...

no solo es la evolución del grupo ,sino que Mark Tornillo supera a Udo en sus propios
temas,un ejemplo el video Metalheart(live), cosa que nunca
ocurrirá con Brian Johnson, que aunque fué la continuación y muy bueno, pero nunca superará los originales de Bon Scott(AC/DC).
Creo que UDO nos hizo vibrar en los 80-90, pero que Mark Tornillo
nos va a dar muchas satisfacciones,y eso que no era muy conocido, pero el que vale,vale, y creo que le ha llegado su oportunidad.