miércoles, 24 de agosto de 2011

Una ruta metalera por Nueva York


Perspectiva de los rascacielos de Wall street
 Si eres o vas a ser uno de los millones de personas que visitan cada año Nueva York, posiblemente estés pensando en cómo localizar los reductos metaleros de la Gran Manzana, para que el viaje no sea sólo una sucesión de visitas a los puntos previsibles y predecibles. Hacer una pausa para tomar una cerveza con buena música de fondo puede ser uno de los mejores momentos de las vacaciones. Os lo digo por experiencia. Así que a continuación os propongo algunos lugares de visita obligada o recomendada si pretendéis pasar allí unos días. Por cierto, agradecería saber si esto os resulta de utilidad y por supuesto que me ayudéis a completarlo si conocéis más lugares dignos de la peregrinación metalera.

En primer lugar, hay que decir que New York City no es precisamente la ciudad del Metal. Hay otras ciudades del país con más clubs y garitos rockeros. En la capital del mundo la lista de bares en los que pongan guitarreo no es demasiado extensa, pero como allí creo que habría que viajar al menos una vez al año, aprovechemos los pocos que hay. Si esperas encontrarte con camisetas negras y largas melenas en cada esquina de una de sus espectaculares avenidas, olvídate. No será una escena habitual, y la verdad es que es una lástima, dado que la mayor satisfacción al andar por sus calles es, precisamente, observar a la gente, ver la vida pasar y disfrutar con los edificios, tiendas y negocios. Creo que hay pocas sensaciones que se asemejen a lo que se siente allí.

Para encontrar a nuestros semejantes, lo más sencillo es darse una vuelta por Williamsburg, un barrio del distrito de Brooklyn conocido también porque allí se ubica el barrio judío. Esa es una de las zonas más pujantes para la gente joven y lo cierto es que hay bastante actividad alejada de lo típico y mayoritario que se puede encontrar en el Manhattan más clásico. Hay muchos locales y pubs, no necesariamente heavies, de interés. Aunque más vale que os hagáis una ruta previa. Allí las cosas no son como por aquí, que solemos tener a los garitos concentrados en una zona; allí suele haber bastante distancia entre unos y otros, con la complejidad añadida que supone dominar la distribución de calles y avenidas, algo no tan sencillo los primeros días.

GARITOS, BARES Y PUBS


En Williamsburg se ubica el Duff's bar, posiblemente el sitio más True de todo Nueva York. Más que un bar, es un santuario, es la Meca del Heavy Metal neoyorkino. Con una decoración repleta de símbolos, carteles de conciertos, muñecos, pentagramas, lucecitas rojas y memorabilia varia, entre la que se encuentran algunas fotografías de músicos que han pasado por allí o que suelen ir de vez en cuando, como Dee Snider o Kerry King.
El Duff's bar y sus luces rojas
Allí, además de beber cerveza y escuchar buen Heavy Metal, en una selección muy buena habitualmente, se puede adquirir merchandising del bar, como camisetas con la leyenda "Centro de abuso de alcohol en Brooklyn", parches, etc. Abre todos los días de 6 de la tarde a 4 de la madrugada, y seguramente será lo más parecido a ti que haya en todo NYC. Pero es un bar: lo Heavy no es allí como lo demás. En Nueva York todo es a lo grande salvo nuestro rollo. El bar es de dimensiones discretas, pero te llevas una sonrisa al entrar, tras tanta 5ª Avenida y tanto Empire State, escuchar Down es como una maldición demoníaca!

Dimebag presente!


Son ellos, la foto está al derecho
 
Duff's bar es más que un bar un santuario metalero

El bueno de Duff es un alto y fornido elemento acompañado de un bastón que tiene un aire a El Enterrador, el personaje de Pressing catch. Los sábados suele andar por allí, y aunque en el bar habrá bastantes grandullones imponentes, sabréis que es él. No tiene problema en sacarse una foto con vosotros.




Kerry's corner




Hay otros lugares interesantes para pasar un rato, y no necesariamente son heavies. Uno es el The trash bar, donde se puede escuchar Hard Rock y Rock N' Roll en un ambiente acogedor, pero cuyo principal atractivo es una parte trasera en la que en ocasiones hay actuaciones en directo y en otras se desata la locura con un karaoke en el que se puede intentar cantar casi de todo. O coincidieron los mejores cantantes amateurs del barrio cuando estuve yo, o allí los karaokes se los toman en serio y sólo se atreven a cantar quienes tienen algo de voz. La verdad es que nos quedamos impresionados.
Para los más ochenteros, y en la misma zona de Williamsburg, está el Barcade, un pub en el que hay para elegir al menos media docena de cervezas de distintos sabores y orígenes, de las que a mí no me sonaba ni la primera. La música es muy variada y lo mismo suena Blondie que los Guns N' Roses, pero su secreto radica en que está repleto de maquinitas Arcade de nuestra infancia-adolescencia, y mientras bebes puedes echar una partida al Tetris, a la máquina del Ninja, marcianitos... Todo un momento-homenaje al pasado!
En la parte trasera se oculta Eddie
Otras posibilidades: The idle hands bar, donde además de beber podéis poneros finos con hamburguesas y otros productos colapsa-arterias. De las poquitas cosas que he encontrado en Manhattan. Mira cómo llegar.
El Pentagrama de la Fortuna
Aún en Brooklyn, como veis, es donde se corta el bacalao metalero, está el Palace Cafe, que presume de tener en su playlist a Nugent o a Pantera.
Haciendo amigos
 Y este otro no llegué a conocerlo, pero me hubiera gustado porque parece de lo más extremo. Es el Saint Vitus, y su misma web invita al desparrame más atroz.
Más amigos
No te olvides de que en EEUU hay que dar propinas. No es obligatorio, pero está muy mal visto no darlas, sobre todo a taxistas y camareros/as. Se estima que la propina ha de ser el 20% de la cuenta, aunque con la crisis en algunos lugares se contienen, y ya te sugieren en el mismo ticket lo que puedes dar, el 10, el 15 o el 20.
Por cierto, ya que uma de las visitas obligadas es el Empire State, que sepáis que en sus bajos se ubica un restaurante donde se puede comer con buena música de fondo: Van Halen, RHCP, Counting crows, Def Leppard... Será mejor que otras opciones aunque evidentemente es caro dado su emplazamiento. Eso sí, hacen su propia cerveza, y merece la pena probarla!



No todo va a ser Heavy Metal, digo yo...

CONCIERTOS Y SALAS
Estar en Nueva York y no ir a un concierto es poco menos que un pecado. La actividad allí es constante, y satisface prácticamente a todos los gustos. En el ámbito metalero hay que tener en cuenta que la tendencia que manda actualmente en Estados Unidos es la de un Metal más potente, el de los herederos de Pantera: Lamb of God, Devildriver, The Black Dahlia Murder, Five finger death punch y bandas del estilo. Atrás quedan los tiempos gloriosos del conocido despectivamente como Hair Metal. Aún así, os podéis encontrar giras que aquí simplemente soñamos con ver algún día.

El gran centro musical, teatral y deportivo, como sabéis, es el Madison Square Garden. Si os coincide allí
algún concierto será de alguno de los grandes, pues llenarlo no es sencillo. Consultad la programación en su web. Quizás no vayáis a un concierto, pero sí podriais ver a Knicks en la NBA u otro espectáculo. Yo, hasta ahora, no he entrado. Y eso que ya desde fuera impresiona.



Quizás el recinto más ajustado a lo que buscamos sea el Irving Plaza, un café teatro con conciertos prácticamente diarios y con un aforo muy semejante al de cualquier sala de tu ciudad. Allí pude ver a Cinderella con John Corabi en pleno agosto, aunque la verdad es que en las semanas siguientes se anunciaban giras alucinantes, por ejemplo a The black Dahlia murder con Six feet under, Whitechapel, Dying fetus y otros en un mismo día. O a Whitesnake con Tesla, Sebastian Bach, Lita Ford y Firehouse en un mismo pack.
El Irving Plaza, una sala de tamaño medio cerca de Union Square

 
Si vais en verano, tened en cuenta que la actividad cultural se multiplica y en ocasiones se traslada a las calles, con numerosos espectáculos al aire libre. Quizás la fórmula más eficaz para no perderse nada es consultar el Time out, una publicación que recoge absolutamente todo lo que hay. Ah, que no se me olvide que muchos programas matutinos de televisión presentan actuaciones en directo todos los días desde sus platós exteriores, la NBC y otras cadenas así lo hacen
 
 
DISCOS Y CAMISETAS
 
Si eres, como yo, de los que lamentan la progresiva desaparición de las tiendas de discos, no pierdas la fe. Si en Nueva York hay de todo, también hay tiendas de discos, al menos hay una que debieras visitar: Generation records. No sé cuánto tiempo aguantará, pero se va adaptando a las circunstancias y allí encontré un par de camisetas y varios Cds a buen precio. Me hizo ilusión ver el mítico Maiden Japan en vinilo y alguna otra joya que ya no capturé al haber excedido el presupuesto. En la segunda planta hay una sección de discos de segunda mano, y allí compré los últimos de Hammerfall, In flames y Arch enemy por 6 o 7 dólares cada uno. Y apenas llevaban unas semanas a la venta!
 
Generation records está en Manhattan, en el bellísimo y atractivo barrio del Soho, en la calle Thompson. Espero que el tatuado dependiente sea contigo más simpático de lo que fue conmigo.
 
Antes de emocionarte al pasar la tarjeta, recuerda que todos los precios (salvo honrosísimas excepciones) allí están presentados sin impuestos, por lo que has de sumar siempre el 8'75% de tasas. Para que no te lleves sustos luego...
 
En Manhattan también está el paraíso de los góticos. Si buscas algo negro, ya sea un corpiño o unas mallas, o bien un colgante de pinchos, o un anillo de calavera, las gafas redondas de Ozzy... Lo que sea, vete a Gothic renaissance. Te vas a entretener un buen rato aunque sólo sea mirando.
 

 
OTROS: COCHES Y MOTOS
 
Estados Unidos es el país del petróleo, de la gasolina. Allí todos los coches son grandes y el urbanismo está diseñado para ellos. Creo que ya ha sido una revolución que se les haya ocurrido peatonalizar Times Square en parte, sabiendo que posiblemente sea el lugar más transitado del mundo, con lo cual os podéis imaginar la mentalidad de la mayoría. Si sois fans de los famosos programas de Discovery channel en los que tunean coches y motos, preparaos para toparos con algún negocio de esos en cualquier lugar. Esta foto corresponde a Auto desings, en la 10th Ave, y está tomada desde un lugar muy recomendable, el Highland, un parque que transita por unas antiguas vías del tren y que permite ver la ciudad en altura.
 
A lo que iba, que esta no es una guía turística al uso. Allí hay verdaderas joyas y podéis ver desde fuera cómo trabajan motores y chapas para adecuar los vehículos a las peticiones de los clientes y convertirlos en piezas únicas. En Brooklyn, en Union Avenue, hay otro negocio en este caso de motos, y la verdad es que es flipante ver a los tipos pintando o extendiendo manillares de Harleys. Pero de allí no tengo fotos porque uno de los trabajadores me dijo que nada de pictures, así que a cascarla.
 
.


Iglesias: no fui a ninguna.















OTROS. CÓMICS Y TATUS: En una ciudad tan absolutamente de fantasía como es Nueva York, los amantes del cómic tienen múltiples posibilidades. Quizás el lugar más fácilmente accesible es Forbidden planet, en Broadway. Dos plantas repletas de cómics, camisetas, merchandising y fantansía. Yo, que no soy de cómics, estuve allí curioseando un buen rato.

También veréis que allí va híper-tatuada, mucho más que aquí, chicas y chicos, y además con bastante buen gusto. Lógicamente, para unos pocos días que pasas es complejo proponerse un tatuaje allí, pero estaría bien presumir de tener uno realizado en la Gran Manzana. A mí desde luego no me importaría, pero tendrá que ser la próxima vez! No he tenido tiempo de encontrar nada, eso sí, me enteré de que tras Miami INK y L.A. Ink, ahora llega New York Ink!
No os perdáis a Corey Taylor, de Slipknot, tatuándose a Paul Gray.




El John Corabi, que también quiere salir en la Guía Metalera de New York



Sólo espero que si tenéis aportaciones que hacer, nos las envieis para hacer de la visita a la ciudad más increíble del mundo algo más atractivo para los metalheads, que tengáis un buen viaje y no os pase como a mí, que el avión que me trajo de regreso se llama como veis en la foto: David Bisbal. Hay que joderse!



7 comentarios:

La Haceria dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho, excepto lo de "pero como allí creo que habría que viajar al menos una vez al año...". Creo que está claro que la mayoría no podemos permitirnos eso ;-D
Yo estuve hace unos años y siempre he querido volver, estuve en un par de bares que me gustaron en Broadway cerca de Times Square y otro cerca del Empire State. Todos ellos eran propiedad de irlandeses (no sé si era casualidad o qué, realmente es donde más a gusto estuvimos ^^)
Uno tenía una "máquina de música" al estilo antiguo (metes un dólar y seleccionas la canción con video y todo). Podías poner desde los Maiden a Offspring, dentro del rock y el heavy había casi de todo.
No llegué a ir a Brooklyn, una pena porque ya veo lo que me perdí!! Me los apunto por si hay próxima vez.
Me ha gustado mucho también el video de Corey Taylor...

La Haceria dijo...

Dani, soy Maider, el anterior comentario no sé por qué me lo ha cogido como si fuera la Haceria (les hice un blog en el curro hace tiempo con mi cuenta y mira ahora lo que pasa, jajaja ;-D)

Dani Metalbitacora dijo...

Aupa Maider! Eskerrik asko! Sí, digo que habría que ir una vez al año... Si pudiéramos! Se hace todo bastante caro entre avión y demás. Las máquinas de jukebox están bastante extendidas, es cierto, y gracias a ellas podemos convertir un antro en un campo de batalla!

La Haceria dijo...

Te imaginas un jukebox en "nuestro txoko"? Aunque como nos dediquemos a poner videos de Obus y Extremoduro, uno que yo me sé nos saca a hostias con máquina y todo, jajaja

Dani Metalbitacora dijo...

Mucho más ganaría. Encima, ahora que a su segundo camarero ya le han bautizado como B. Flanagan por su movimiento de muñeca a la hora de servir las copas... Le comparan con Cruise en "Cocktail"! Entre Flanagan y mejor música el txoko se salía de las listas de éxitos!

Anónimo dijo...

Hola Dani!

Soy Mikel como ayer te comente me echaria un vistazo a esta fantastica guia que has publicado, la verdad que nos ha venido fenomenal ya hemos apuntado un par de direcciones, estaremos en NY en dos semanas y no teniamos ni idea de donde pillar 1 garito Heavy por lo menos.

Estamos en contacto un abrazo

Dani Metalbitacora dijo...

Disfrutad mucho, Mikel. Es una ciudad increíble. Buen viaje!