miércoles, 22 de octubre de 2008

¿Cómo vender entradas para los conciertos?


Este martes han salido a la venta las entradas para los dos conciertos que AC/DC van a dar en Madrid y Barcelona dentro de su gira mundial. Paréntesis: dos conciertos, POR AHORA; ya he dicho antes que esto huele a autobombo de "cuántas y qué rápido hemos vendido las entradas de AC/DC, vamos a añadir otras dos fechas", y, si no, fijaos en el espacio temporal que hay entre su show en Madrid del 2 de abril y el siguiente, en Londres, el 14 de abril... Como que hay días, vamos. Cierra paréntesis. Se ha repetido la historia de todos los meses: tickets que se venden por Internet a través de sistemas con servidores verdaderamente pobres, ya sea Ticktackticket, ya El Corte Inglés o Servicaixa, y que se colapsan desde el principio para ir goteando entradas aquí y acullá hasta que estas desaparecen.

Con AC/DC ha sido colapso total de 10 de la mañana a 12 aproximadamente. Yo, que no tenía especial interés en pillar entradas esta vez, he intentado entrar en el sistema a las 13 y aún había para Madrid, pero a la hora de concretar se ha vuelto a colgar la web y adiós. Esta historia os habrá pasado varias veces a vosotros. También habréis sentido la adrenalina subir cuando ese mismo sistema acepta las claves y os otorga las entradas... Subidón, eh! Pero la cuestión estriba en si esta fórmula es útil, democrática y, sobre todo, respetuosa con los fans.

Respetuosa no lo es, a mi juicio, porque ninguno de los servidores de las webs mencionadas tiene capacidad para soportar una presión de miles de ordenadores llamando a su puerta. En otros países este sistema del siglo XX sería inimaginable. Lo de si es útil podríamos discutirlo: seguramente quien tenga las entradas en sus manos dirá que sí lo es, pero lo cierto es que esta fórmula ha logrado acabar con la venta directa de entradas en tienda de discos (aún quedan tiendas de discos?) y con las colas en las calles antes de que abrieran sus puertas.

Y, finalmente, he de decir que sí me parece un método más democrático que el que se empleaba anteriormente. A través de la web un fan de Cádiz puede acceder a una entrada en las mismas condiciones que uno de Bilbao o de Madrid, sea donde sea el concierto, así que en ese sentido sí hemos salido ganando. Pero no todo el mundo puede estar media mañana dándole al botón de actualizar hasta que suena la flauta y ticktackticket hace ticktack y te da el ídem.

Además, en el caso de AC/DC se limitaba a dos el número de entradas que se podían comprar con una tarjeta, algo realmente injusto. ¿Y si una pareja quiere ir con su hijo? ¿Y si son tres hermanos o amigos? Springsteen permitía seis, pero es que dos es como un insulto. "Voy a ver AC/DC una vez en mi vida y tengo que elegir acompañante entre seis personas porque sólo tengo un papel". Vaya plan. No sé, no me convence del todo. Quizás si los promotores apostaran por mejores recintos de mayor capacidad esto no nos estaría rondando la cabeza.

Dicho lo cual, esto es un blog sobre Metal y os quiero recomendar los dos discos que me mueven las vértebras estos días, y cuyas críticas escribirá en breve.

1. In flames: "A sense of purpose". No discutiré con los seguidores de siempre del grupo si lo que hacían antes era mejor que lo de ahora, me limitará a decir que este es un discazo en su concepción (las letras reflejan bien a las claras cómo es el día a día de las sociedades urbanas y presuntamente avanzadas) y en su ejecución musical. Muy bueno


2. Amon Amarth: "Twilight of the thunder God". Gran trabajo de los adalides del Viking Metal, que navegan de nuevo en sus drakkars hacia la batalla. Puede ser otro de los discos del año y su consolidación definitiva en la elite. Contiene una carga de épica realmente atractiva. Ved, sino, su vídeo.

2 comentarios:

without dijo...

Pues yo, voy a hacer como hice con Bon Jovi:
Me esperaré hasta ultima hora, que siempre hay alguien que por lo que sea no puede ir y vende las entradas al mismo precio que las compró...o pringaos que van de listos y compran un montón de entradas para hacer negocio en Ebay regalándolas si les compras un boli bic que cuesta 200€...y claro, al final, unos días antes del concierto, están desesperados porque nadie ha "Caído en su trampa" y se quieren quitar las entradas de encima como sea.

Yo, aun no sé si podré ir (depende del curro)

SALUDOS

Carlos dijo...

Hola,
Yo sí que creo que es un mejor sistema que vender las entradas en las tiendas (por cierto, me ha hecho gracia tu comentario de "¿aún quedan tiendas de discos"). Ahora, eso sí, el invento debería de funcionar mejor, porque no es de recibo lo de las esperas, cuelgues y demás problemas. Yo creo que, con las mejoras necesarias, el sistema sería bueno.
Lo de limitar el número de entradas a 2 también me parece excesivo; yo creo que 3 o 4 sería un buen límite.
Por otro lado, a mi también me ha gustado y sorprendido gratamente el disco de Amon Amarth. Espero tu crítica.
Saludos.