viernes, 14 de agosto de 2009

Crítica de “Mötley Crüe. Los trapos sucios” 9’5/10


Título: Los trapos sucios. Tommy Lee, Mick Mars, Vince Neil y Nikki Sixx con Neil Strauss.
Título original: The dirt (2001)
Traducción de Óscar Palmer Yáñez
479 páginas
Es Pop Ediciones

Si te gusta el Rock n’ Roll, debes leer este libro. Si te gustan Mötley Crüe debes leer este libro. Si te gusta pensar en cómo viven sus vidas los famosos más gamberros, debes leer este libro. Si te gustan los relatos trepidantes, debes leer este libro… Podría seguir así, ofreciéndote razones y más razones para que leas sin demora “Los trapos sucios”, la autobiografía de Mötley Crüe, pero creo que estas primeras son suficientes.

Esta crítica no parte de un fan, de hecho considero que hay decenas de bandas superiores musicalmente a los californianos, así que no se me podrá acusar de apostar por el caballo ganador. Sinceramente, he disfrutado con este libro como hacía tiempo que no lo hacía con ninguno (Nagasaki, de George Weller, el relato de la destrucción atómica realizado por el primer periodista que logró llegar a la ciudad japonesa, había sido el anterior hace muchos meses). Es posible que algunas de las historias que en él se cuentan estén engordadas (es posible, aunque yo no lo creo), pero aún así la historia de esta banda recogida aquí es absolutamente apasionante.

Diré ante todo que este libro, que sirvió como terapia (una más) para el renacer de un grupo que había tocado fondo a todos los niveles a finales del decenio de los ’90, cuenta la historia de los cuatro componentes de Mötley Crüe desde su más “tierna” infancia. Se trata de cuatro (en realidad, algunas más, pero menores) narraciones en primera persona que se van interconectando y que sólo se repiten desde distintas versiones cuando el hecho narrado es sumamente importante, y hay varios: muertes, separaciones del grupo, enfados, enfermedades, sobredosis, accidentes, matrimonios, divorcios, nacimientos… En fin, no hay parte del libro que no contenga episodios realmente apasionantes.

Si recurro al tópico Sexo, drogas y Rock acierto, pero es que las historias personales de Tommy, Vince, Mick y Nikki son mucho más alucinantes de lo que ya sabíamos. A través de “Los trapos sucios” he descubierto que, básicamente, Vince y Tommy son como yo creía, pero he descubierto a una persona realmente atrayente como es Mick Mars, con quien comparto muchas opiniones y a quien he descubierto gracias a sus escritos. Un tipo muy sensato destruido poco a poco por una enfermedad.

Caso aparte es el de Nikki Sixx. Realmente, me pregunto cómo sigue vivo un tipo que ha caminado tantas veces por el filo de la guadaña. De niño semiabandonado, a drogadicto extremo, abandonador y, al mismo tiempo, a brillante compositor y eficaz gestor de estrellas de Rock.

Tampoco se le escapa a nadie que a lo largo del libro se habla mucho de sexo, se mencionan al menos dos centenares de polvos y aparecen mujeres realmente bellas y deseadas como Pamela Anderson, Heather Locklear, Carmen Electra, Shanen Doherty, Jenny Garth y docenas de chicas Playboy de las que sólo se recogen como virtudes las razones que las llevaron a la revista. Mötley Crüe se han pasado media vida entre mujeres y la otra media haciendo lo que les apetecía, que casi siempre era follar, drogarse o tocar.

También descubriréis cómo el mal fario se ceba con Vince Neil, cuya existencia ha sido marcada por la muerte en varias ocasiones, especialmente en los casos de su hija Skylar y de Razzle, de los Hanoi Rocks, aunque por razones bien distintas.

Coches, alcohol, cuero, mujeres, drogas, peleas, motos, fans, grouppies, mansiones… No falta de nada!

En fin, que me podría eternizar escribiendo sobre “Los trapos sucios” pero ya es suficiente. Para coronar el conjunto, la edición del libro es de calidad, e incluye decenas de fotos inéditas, la traducción es muy buena y contextualizada, y en su interior os encontraréis varias referencias a conocidos rockeros, actores y actrices y personas relevantes que os arrancarán más de una buena risotada (por ejemplo, las tres veces que Axl Rose aparece).

Una vez que empecéis, ya no podréis parar. Glam Rock en estado puro. Rock en su más gamberra expresión. La historia apasionante de un gran grupo. Ya me diréis.

4 comentarios:

Isaac Vlaava dijo...

En octubre me lo regalarán. Ya tengo ganas de leerlo :)

Miguel.Asturias dijo...

Un libro realmente ameno, al menos en su dos primeras partes, hasta que la historia va por derroteros "del corazón". Motley Crue como banda nunca me han insprado la menor simpatía(incluso Tommy Lee y Vince Neil me parecen dos de los personajes más lamentables del rock) pero el libro me ha servido para confirmar mis 'sospechas' sobre que el único que merece la pena ahí es Mick Mars. Gran músico y personaje.

Anónimo dijo...

Pues yo si soy fan y acérrimo de esta gran banda. El libro es una autentica pasada. Ya lo he leido 5 veces. 3 en castellano y dos en inglés y ada vez me gusta más. Lo recomiendo a todo fan de esta banda. A todos aquellos que piensan que la banda es una mierda y los personajes también pues que se compren un libro de su grupo y se la pelen en el baño.

Salu2

Tomás dijo...

Al loro con esta gente... Mucho tomate es The Dirt. Aquí dejo otra reseña, si a alguien le interesa http://elladooscurodelaluna.com/2012/01/17/motley-crue-lavan-sus-trapos-sucios-en-publico/ Saludos