domingo, 18 de octubre de 2009

Crítica de "The root of all evil" de Arch Enemy 8/10


Nuevo disco de los suecos Arch enemy en la cima de su popularidad. En realidad, no es novedoso porque se trata de una regrabación de temas de los tres primeros discos del grupo: "Black earth", "Stigmata" y "Burning bridges". La idea es adaptar esas canciones a la voz de Angela Gossow, que ya se encuentra entre las mejores vocalistas del género. Sin duda, su trabajo en este disco es la guinda a una trayectoria que ha ido creciendo a pasos agigantados. No hay muchos cantantes de Death que puedan presumir de llevarle ventaja: ni en el estudio ni sobre el escenario.

Si nadie nos advirtiera de que son remakes de viejas canciones, posiblemente no lo sospecharíamos porque el conjunto es compacto. Los temas de los tres trabajos se van alternando y hay algunas piezas que suenan realmente bien. Tras una breve y discreta intro, "The root of all evil" (La raíz de todo el mal) se inicia con la sensancional "Beast of man", donde las guitarras de los hermanos Ammott, Michael y Christopher, llevan en volandas a Angela.



Esta primera canción tiene algunos pasajes metaleros, pesados y menos rápidos, en unas influencias que se van repitiendo a lo largo del trabajo. En mi opinión, esas partes más heavies son las mejores, mientras que los momentos más Death quedan algo más discretos. De este modo, "Bury me an angel" o "Pilgrim" son las canciones más destacadas, y "Diva satanica" o "The immortal", aun siendo buenas composiciones, brillan menos. También hay una instrumental, "Demoniality", extremadamente pesada y donde sólo hay algunos gruñidos guturales de Gossow como acompañamiento. Si nos dijeran que es obra de Obituary, nos los creeríamos.





El anterior "Rise of the tyrant" ya nos mostraba a un grupo excelente, con un nivel de conjunción y comunión absoluto, liderado por los Amott y coronado por la cantante Angela Gossow. Las sucesivas giras han dado más lustre a Arch enemy. Si os gusta el género, o incluso como yo si no sois habituales del Death pero apreciais algunas cosas, disfrutaréis del trabajo.

"The root of all evil" se presenta con un libreto en el que descubrimos, entre otras cosas, que no hay ninguna colaboración en el disco, lo cual es verdaderamente singular en estos instantes, donde todos los grupos buscan el reclamo de algún músico reconocido para ayudar en la promosicón. A pesar de ser temas ya publicados, nos incluyen las letras, y nos regalan un parche de ropa muy fashion con el logo del grupo y la frase "Pure fucking metal". Además, tras las 13 canciones de estudio nos regalan otras tres en directo: "Bury me an angel", "The immortal" y "Bridge of destiny", grabadas en Londres en 2004.

4 comentarios:

pucceta dijo...

Que critica mas pobre, y para emepezar no hay cancion que se llame "beast of me" sino beast of man, solo con esto puedo deducir que no sabes nada de los inicios de esta banda, me atrevo a aseverar que eres de quienes quedan maravillados con angela solo por ser mujer, el disco esta por demas simple, corriente y muy elaborado, el genero se pierde, solamente puedo escuchar un alardeo de tecnica indiscutible a la que son acreedores nada mas.

Dani dijo...

Hombre, pillar una errata para hacer tesis de una anécdota me parece excesivo, pero en fin, gracias por tu aportación.

En todo caso, no me queda claro lo que dices: "el disco esta por demas simple, corriente y muy elaborado". Si es "simple y muy elaborado" a la vez es realmente innovador.

Y no, no conocí a Arch Enemy hasta que Angela llegó al grupo. Espero que eso no me condene a las galeras del falso metal para la eternidad...

pucceta dijo...

Bueno una disculpa, el tono de mi comentario fue un tanto ofensivo, no estas para nada condenado, a menos de que no te permitas escuchar a Arch Enemy en sus 3 primeros trabajos, hazlo y si no te gusta pues que mas da. Pero te aseguro que la fuerza, la intensidad y la tecnica que entonces ya poseian denotaba mayor calidad y ni hablar de Johan Liiva, mis respetos sinceramente. Ojala los escuches y te gusten.

Dani dijo...

Tranqui, colega, no me mosqueo para nada. Cuando uno escribe es para que se generen reacciones, a veces buenas y a veces malas. Si sólo aceptara lo bueno, mal iría.

Te haré caso y escucharé esos tres discos.

Un saludo