martes, 29 de junio de 2010

Crónica del concierto de AC/DC en San Mamés, Bilbao, el 28 de junio de 2010

“Qué lento pasa el reloj” clamaba un chico que estaba justo detrás de mí. Eran las diez menos cuarto y San Mamés estaba lleno a reventar, con 40.000 personas esperando a ver a AC/DC. En teoría, faltaba un cuarto de hora, aunque luego fue mucho más, porque la intro del tren que se proyecta en la pantalla antes de que Young y compañía salgan, comenzó con media hora de retraso. Esos minutos de espera se consumieron revisando el panorama: cuernos rojos en cientos de cabezas tanto en pista como en grada, público de todas las edades, familias enteras muchas de ellas con niños pequeños que demuestran que AC/DC es ya una banda TP, para todos los públicos, y muchos VIPs que no quisieron perderse la cita, entre ellos la presentadora Pilar Rubio y Molly de Hamlet, que pasaron al lado de nuestra posición, o el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, uno de los grandes impulsores de esta cita.

El concierto de San Mamés era el último del Black Ice Tour, y la organización había confirmado que podía ser un día especial. Las familias de los integrantes de la banda habían llegado a Bilbao para realizar una celebración con motivo del final de la gira, y confiábamos en que todo eso se tradujera en alguna variación sobre el set list habitual en esta gira. Pero nada nuevo hubo. El concierto discurrió como los anteriores, el mismo repertorio y los mismos efectos. Con respecto al concierto que ofrecieron en el BEC en abril del año pasado varió una canción, “High voltaje” por “Anything goes” y, eso sí, visualmente hubo más despliegue.




El escenario era monumental, alcanzaba los 52 metros de alto, y presentaba una ampliación en forma de pasarela hasta más allá del medio campo para que Brian Johnson y Angus Young pudieran pasearse de vez en cuando. Allí Angus interpretó su solo en “Let there be Rock”, y fue aclamado como lo que es, uno de los más grandes del Rock, con un increíble magnetismo. Nunca pensé que un solo de 15 minutos pudiera mantener al público en tensión constante, gritando y respondiendo a sus vaciles.

Las luces eran blancas y rojas, lo que daba mucho juego, y este fue uno de los fuertes en el plano visual. Cuatro pantallas grandes permitían ver los detalles a quienes estábamos en la parte trasera del campo, y luego hubo un poco de fuego, confeti, pirotecnia y los cañones, la campana y la gordita de “Whola lotta Rosie”. Vamos, que tuvo más detalles tal y como permite un recinto abierto a diferencia del BEC.

En cuanto al concierto en sí, si te lo perdiste, lo siento. El día era grande en Bilbao, así se percibía desde por la mañana, cuando unos cuantos valientes hacía cola para estar en primera fila. Todo respondió a las expectativas. Quizás el sonido estuvo un poco escaso al principio, especialmente la voz de Brian, un poco baja con respecto al conjunto. Pero la banda está en una excelente forma, se diga lo que se diga. Muy bien Brian, que no paró de moverse, animar y correr de un lado a otro, y también estuvo más comunicativo que en el anterior concierto de Bilbao; y sublime Angus. Hay quien cree que no está entre los mejores guitarristas del mundo, y seguramente no sea de los más virtuosos, pero siente cada nota que interpreta al máximo, y eso hace que nosotros las sintamos también. Es un fenómeno.

Cuando la intro comenzó, aquello parecía una olla a presión, para muchos era la primera vez, así que la intro les hizo gracia, y lo cierto es que el vídeo te hace sonreír aunque mil veces lo veas. “Rock N’ Roll train” fue la primera traca, y como la gente se la sabe bien, San Mamés retumbaba. “Hell ain’t a bad place to be” siguió, y a pesar de ser un temazo, no todo el mundo se sabe la letra, con lo que la intensidad bajó un poco. Este era el punto negativo del día, la cantidad de advenedizos que fueron al concierto porque ahora, ir a ver a AC/DC es “guay”, como si se va a ver “Avatar” en 3D. Había bastantes indocumentados por allí, pero los acontecimientos masivos tienen estas cosas.




Back in black” puso aquello patas arriba, y el riff de Angus fue seguido por un ta-tarará-tarará… unánime, coronado por el primer oe-oe-oe al término del tema. Del último disco, “Black ice” cayeron cuatro canciones, el tema de apertura, el que da título al disco, que tiene un delicioso ritmo bluesy, “War machine” y “Big Jack”, pero las que mejor respuesta obtuvieron fueron los clásicos, especialmente aquellos de estribillo rotundo: “Dirty deeds done dirt cheap”, “Thunderstruck” o la deliciosa “You shook me all night long”.



La prueba de que Angus es un showman llega con “The Jack”, una canción que habla, como siempre la presenta Brian, de una “dirty, dirty woman”. Su striptease hast que se queda en calzoncillos inspira al público y a los cámaras, siempre hábiles, que buscan a las chicas más atractivas de entre el público. Una de ellas se llevó la ovación de la noche al enseñarnos las tetas. Para entonces era evidente que la música de AC/DC sin espectáculo no sería lo mismo. Eso sí, los australianos se habían metido a la gente en el bolsillo y eran ovacionados entre canción y canción de manera atronadora.



La campana de “Hells bells” motivó un nuevo delirio, al igual que ocurrió con “Shoot to thrill” y “High voltaje”, que fue muy bien acogida. La chica gordita de “Whola Lotta Rosie” se frota la entrepierna con el tren que está de fondo en el decorado y aquello anuncia que estamos acercándonos a la recta final. Antes el “oi, oi” con el que acompañamos a “T.N.T.” demuestra que la audiencia está conformando una gran comunión con el grupo, al que se le notaba que estaba disfrutando.

Quizás el gran momento llegó, como decía antes, con “Let there be rock”. El solo de Angus fue, simplemente, memorable. Un poco largo, sí, pero excelente para que el pequeño guitarrista comprobara cuánto le quiere y admira la gente. Lo hizo desde la pasarela, se tiró al suelo, saltó, paraba, seguía, nos miraba, sonreía, en fin, una gozada.

Sólo quedaba tiempo ya para “Highway to hell” y “For those about to rock”, con sus cañones. Por un momento, sin las luces encendidas, pesamos que podrían salir otra vez, aunque sólo fuera para saludar, pero no. Unos fuegos artificiales nos dijeron agur, pero era igual. Todos salimos felices de allí.

Insisto, si te lo perdiste, lo siento. Fue una noche inolvidable para todos. El último concierto de la gira, ¿Uno de los últimos de su carrera? Ojalá que no.

1. Rock N' Roll Train
2. Hell Ain't a Bad Place to Be
3. Back in Black
4. Big Jack
5. Dirty Deeds Done Dirt Cheap
6. Shot Down in Flames
7. Thunderstruck
8. Black Ice
9. The Jack
10. Hells Bells
11. Shoot to Thrill
12. War Machine
13. High Voltage
14. You Shook Me All Night Long
15. T.N.T.
16. Whole Lotta Rosie
17. Let There Be Rock
18. Encore:
18. Highway to Hell
19. For Those About to Rock (We Salute You)

8 comentarios:

Anónimo dijo...

pues lo siento pero a mi no me gustaron. Yo estaba atrás, de pie y el sonido dejaba mucho que desear, no se veía nada. Ni comparación con un concierto que vi hace 14 años en el Palau San Jordi de Barcelona, eso si que fue un concierto de ACDC.

Dani dijo...

De acuerdo en lo del sonido, ya digo que era un tanto escaso, especialmente en lo que a la voz se refiere. Desde atrás no veíamos casi nada, claro, pero es lo que tiene un estadio.

Yo prefiero el concierto que dieron en el BEC, pero es que allí éramos más de la mitad menos de gente.

Aún así, me parecen todavía una bomba en directo.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Pues a mi me encantaron, estaba en 2da fila y fueron la puta bomba!
Angus brutal!
Lo que decis del sonido, seguramente es pk estábais detrás, una pena. Una pena tambien k no arrojaran nada al público pero bueno... El mejor tema de la noche para mi: For Those About to Rock con sus atronadores cañones que ahí delante te dejaban atontado muhahahaa

Salud y Rock!

Cristina Alvarez Cavalera dijo...

Yo me lo pasé como una enana prácticamente todo el concierto, y confieso que la parte que más me gustó fue la del striptease. Durante un rato estuve un poco a disgusto porque había un chico junto a nosotros que, como había visto a AC/DC con 12 años en 1984, se creía con derecho a desfogarse indiscriminadamente y llegué a sufrir por mi integridad física.

Subrayar la calidad de Angus, al que había subestimado. Efectivamente, es un grande. Bueno, lo son todos, y ya lo demostraron en el concierto de San Mamés. La puesta en escena me pareció brutal. Por comparar, diría que sólo superada por la espectacularidad de los KISS. Y los temas no me los sé al pie de la letra, pero me pareció que los clavaba. Y sí, Brian es una máquina y está totalmente en forma.

Y además, en la previa particular, en la que nos juntamos unos cuantos, me lo pasé genial.

teux dijo...

Yo soy fan de esta gente desde hace 25 años y me han decepcionado. El espectáculo fué bueno y Angust trasmite electricidad y feelig ( quien discuta que es uno de los mejores guitarras del mundo es que no tiene oido ) B Jhonson también estuvo genial , pero el sonido era una mierda- joder , COMO PUEDE ACDC SONAR MAL EN DIRECTO, NO LO ENTIENDO COÑO , ME PARECE UN PUTO FRAUDE PAGAR 72 EU Y ESCUCHAR MAL A UNA BANDA ASI , HAGA EL ESPECTACULO QUE LO PRINCIPAL ES LA MUSICA . Por la canción 5 el sonido empezó a mejorar - por fin los grabes de batera cuadraban y el bajo empezaba a sonar a bajo . El problema fué que volvieron a moverlo todo y la jodieron de nuevo hasta el final - aún me pregunto que cojones hicieron. Ah ! Angust tocó mejor de lo esperado , aún no esta anquilosado como me esperaba pero eso si oculto tras demasiada distorsión para ocultar fallos , una pena.......

nineuk dijo...

Ya no son tan energéticos como en el 81 o en el 87 (cuando tocaron en Anoeta) y eso es lógico. La pirotécnia y una escenografía colosal (y muy lograda) lo compensan bastante. El concierto empezó a las 22.20, lo cual me parece una pasada en una banda de ese nivel (y un lunes) . Por lo demás mereció la pena estar ahí, en las postrimerías de dos monumentos: San Mamés y AC/DC

Sugandila dijo...

Aupa ACDC! Nik de puta madre pasau neban! Lehen aldia izan zan niretzako ta kristona disfrutau neban! Gracias por hacernos recordar con el post, Dani. (Fdo.: El sobrino de...)
Agur!

Anónimo dijo...

Estuve alli y estuve en el BEC tambien y note la gira mundial mucho por cansancio y demas,fue 1 concierto de la ostia,es cierto que la ecualizacion no cuadraba ni vamos era para despedirles pero no dejo que desear.
Al respecto de lo dicho de los niños pijos yo voy a darte la razon por sinceramente 1 cosa,yo estaba reventado de haber ido al Azkena(no tenia tienda de campaña y dormi en 1 banco de Vitoria)y la gente que estaba en la valla(yo estaba detras)no movio los labios ni para decir Highway to hell,les eche a golpe y porrazo porque tenian acento de pijo y no pagaron como enchufados que son,siento ser brusco,pero me costo conseguir entrada jajajajajajaja

1 apunte a For those about to rock,1 amigo mio que vive en San Mames vio como se le cayeron 2 cuadros de su casa por cañonazos