sábado, 4 de abril de 2009

Crónica de AC/DC en Bilbao

Vídeos y otras crónicas abajo

¿Una gran noche de Rock N’ Roll? Sin duda, mis doloridas vértebras y los gemelos que soportaron mis constantes botes, y que hoy no responden a la hora de subir escaleras así lo atestiguan. ¿El mejor concierto del mundo? No, pongamos las cosas en su contexto, sobre todo para cerrar las bocazas de todos aquellos advenedizos que se han colado en el concierto de AC/DC porque ahora es lo guay. Gentes que confunden el riff de “Highway to hell” con el de “Smoke on the water”, y que robaron cientos de sitios a los fans del grupo que se quedaron fuera y que sólo por pasión y constancia merecían estar dentro. Tuve a una pareja al lado que parecía haber ido al cine en lugar de a un show rockero de primera magnitud.

Hecha esta aclaración, porque si no, no me quedaba a gusto, vamos al contenido. De los teloneros hablaré otro día, porque son un gran grupo pero aquí estáis para leer sobre AC/DC y no otra cosa. The Answer son una estupenda banda, con actitud y claras reminiscencias Zeppelianas que, por desgracia, no dispusieron de buen sonido. Un 8 para ellos. La distribución del Bizkaia Arena me obligó a separarme de mis amigos, que tenían pase de butaca mientras que yo pude acceder a la pista (“¿Un concierto de AC/DC sentado?” Se preguntaba Peña incrédulo). En los exteriores decenas de personas deambulaban con carteles de “Compro dos entradas” llamando a la Diosa Fortuna que no sé si aparecería. Recuerdo eventos en los que había reventas, pero no donde hubiera fans mendigando entradas. Una lástima para ellos, la verdad.

Dentro el ambiente era el esperado, disfraces de Angus, cientos de diademas de cuernos luminosos intermitentes y variedad de edades, aunque con media de 35 para arriba. Un loco sueco de Göteborg (Hasse creo que se llama) al que conocimos nos arrastró hacia la perpendicular del centro del escenario, minutos antes de que se apagaran las luces. La cachonda intro disparó la adrenalina de todos y cuando el tren se estrella, salta la pirotecnia y se empieza a adivinar el riff de “Rock N’ Roll train” la locura es indescriptible.

Alguien de atrás me derramó medio katxi por encima y me quedé sin móvil, pero tampoco me importa mucho. Había que disfrutar. Entre la marabunta logramos ver a Angus. Sí, tío, es de verdad, está ahí! Brian aparece por el centro del escenario también. La distribución es la clásica: tres detrás y los dos líderes delante. El estribillo se lo sabe todo el mundo y nadie para. Termina el primer tema y Johnson se ríe. Enlazan con “Hell ain’t a bad place to be” y seguimos botando. La respuesta es buena a pesar de no ser una canción popular fuera del ámbito acedeciano, y entonces asumo que la mayoría no somos posers sino gente que lo vive.

Desde mi posición es muy difícil apreciar los detalles del escenario, pero cuando tocan “Back in black” yo sigo a lo mío, que es gastar la pernera derecha del pantalón marcando el ritmo con mi púa imaginaria. Gran sonido, sensacional iluminación y muy buen estado de forma de todos. Brian no será Bon para los fans más acérrimos, pero superados los 60 años quién está en condiciones de reprocharle algo? Mantiene un nivel sobresaliente, con garra, presencia y mucho arrojo para mover a las masas. Y qué decir de Angus: nos maneja como un encantador de serpientes. ¿Hay que parar? Nos para. ¿Hay que saltar? Venga, todos a saltar. ¿Queréis que me ponga los cuernos en la cabeza? Ahí va, y todos a sus pies. A lo lejor no hace tapping, ni los solos de Van Halen, ni puntea con la guitarra a sus espaldas. Pero un guitarrista precisa más cosas, y Angus tiene todo lo demás a toneladas.

Big Jack” es aprovechada para resituar las cosas. Me desplazo a un lateral para poder ver mejor y coger fuerzas porque como me sé el set list de memoria ahora viene “Dirty deeds done dirt cheap” y como quizá vaya a ser la única vez en mi vida que la disfrute en directo ahí voy. Suena genial. Está siendo un gran concierto, sin duda. Hay electricidad por todas partes y la comunión entre la banda y el público es total. “Shot down in flames” es un tema infravalorado y está bien que lo recuperen. El público está absolutamente entregado. No es fácil dscribirlo, mejor que lo comprobéis viendo “Thunderstruck”, coreada de principio a fin (mirad los comentarios que han hecho en Youtube!)



Luego llegó la parte sexy del concierto, mi amiga Vanesa dice que la música de AC/DC es apropiada para hacer según qué cosas, y “Black ice” es un ritmo bluesy que hace bailar a todos y todas, pero la locura se vuelve a desatar con “The Jack” (“una historia sobre una mujer sucia”, dijo Johnson en la presentación), y el realizador de las pantallas gigantes se centra en las chicas más resultonas de las primeras filas. Una rubia detrás de mí lo disfruta y creo que Vanesa tiene razón. Con el blues Angus se despelota



Y ahora toca el material pesado. Primera baja la campana y Johnson se cuelga como siempre. Abajo, nos dejamos las gargantas gritando “Hells bells”. “Shoot to thrill” es buena, pero “Moneytalks” hubiera sido mejor en el repertorio. Lástima. Después enlazan dos temas del “Black ice”, que ha sido multiplatino en todo el mundo y sin embargo ha sido desprestigiado por los críticos musicales (sobre todo por aquellos que piensan que son más incisivos cuanto más atizan a los grupos grandes, mientras alaban a bandas que no conoce nadie, porque así parecen más entendidos). “Anything goes” es una delicia, un tema muy enrollado que debiera estar en cualquier .mp3, y “War machine” gana mucho en directo. La iluminación de las tablas causa un gran efecto



Se oyen gritos y exhalaciones cuando Angus acaricia las primeras notas de la canción más esplendorosa de AC/DC. “You shook me all night long” vale 70 euros ella solita. Suena majestuosa, absolutamente sensacional. Qué pena que se acabe. A Johnson se le ve disfrutar a pesar de que el concierto es previsible, incluso repetitivo si pensamos que cada noche hacen lo mismo con las mimas canciones. Pero esta en concreto vuelve a lograr que nos entreguemos. Angus no para de hacer kilómetros y en las gradas del Bizkaia Arena del BEC ya nadie está sentado. La pesada “TNT” es completada por los asistentes en el estribillo. Llega la muñeca hinchable “Whole Lotta Rosie”, pero a mí casi me da igual la que toquen porque no paro de saltar por nada del mundo. Sé que estamos en la recta final y hay que aprovechar. Puede que no se repita.

Con “Let there be rock” vuelve a ser el momento de Angus. Primero el estribillo, y luego su largo solo que le lleva desde la plataforma elevadora hasta la trasera del escenario. Todos lo rinden pleitesía. Es que hay que verlo.





Una breve parada y el fuego del infierno. No sé si “Highway to hell” fue la más coreada, pero sí que nadie estuvo quieto. La última fue, como siempre, la de los cañones, y cuando el tema se lanza en su rápido final echamos el resto. Menuda sudada. Nosotros también os saludamos.

Ni siquiera se despiden. Se acabó y punto. Vienen, dan lo que queremos, y se van. Ese es el trato, ellos hacen su parte y nosotros pagamos. Todos contentos. Ha sido una gran noche de Rock. No ha sido la mejor de la historia pero AC/DC son como la Meca para los musulmanes. Al menos, una vez en la vida. Hasta tres veces se me pusieron los pelos de punta. Han facturado los temas sin titubear, y la ejecución de los mismos ha sido perfecta. No se les puede pedir más, lo dan todo. Qué faena los que se quedaron fuera.

Vídeos de ETB






Otras crónicas
EiTB
Gara
Agencia EFE
El Correo
Noticias de Gipuzkoa
RTVE

6 comentarios:

galko dijo...

Cuidadín, que yo apenas pude pegar ojo después del concierto debido al subidón y al estado de mis oídos, jajaja. Ya tengo ganas de que regresen por Madrid en junio. ¡Cómo me alegro de haber comprado boletos!

El Conde de MonteCristo dijo...

Tú lo has dicho, nos dan lo que queremos, tocan y se piran. Estoy de acuerdo con lo de Money Talks, siempre me ha gustado y en este repertorio podria haber encajado. En fin, buena noche de rock Young y Old.

Anónimo dijo...

AÑO 1996 GIRA BALLBRAKER, AÑO 1999 STIFF UPER LIP AÑO 2009 BLAC ICE OS HE VISTO 4 VECES Y HE TENIDO LA OPORTUNIDAD INCLUSO DE CONOCERLES PERSONALMENTE PRIMER CONCIERTO TENIA 16 AÑITOS EN LAS VENTAS Y HOY CON 29 SE REPITE LO MISMO , LLANTO POR LA HEMOCION MUCHAS GRACIAS POR SEGUIR A MI LADO.
"SABER QUE EL ROCK SUBLIMA COMO CUALQUIER OTRA FORMA LA PASION POR VIVIR AYUDA A COMPRENDER POR QUE ACDC SON TAN GRANDES" HASTA LA PROXIMA.

Carlos dijo...

Buena crónica, ójala pudiera haber estado en alguno de estos conciertos; bueno, a ver si a la próxima.
Por cierto, relacionado con la serie de conciertos de AC/DC por aquí, vi el otro día una noticia y pensé en tu sección de "Famosos heavies". Mira a ver qué te parece esta extraña combinación: la infanta Margarita y AC/DC (1, 2 y 3, por ejemplo).
Saludos.

Dani dijo...

Gracias Carlos. La infanta esta va de cabeza al grupo de Famosos heavies.

Veo que todos compartimos las mismas sensaciones en los conciertos. Cada vez que veo el clip de "Thunderstruck" flipo.

without dijo...

TE ODIO! (por si no lo sabías)...puede que algun dia se me pase el cabreo!!! jeje

Un abrazo (o, mejor, no!)...jeje