miércoles, 3 de febrero de 2010

Los gazapos del Heavy Metal (IV)

Esta cuarta entrega de la serie Gazapos del Heavy Metal incluye varios incidentes que nos muestran el riesgo del espectáculo. Los más y menos grandes buscan artificios y golpes de efecto sobre el escenario para complementar la música y contribuir a que los conciertos sean lo más atractivo posible. Esto ha ocurrido desde el origen del Rock, pero a veces supone sobresaltos.

Metallica lo saben bien: el fuego y la pirotecnia adornan algunos de sus shows. En 1992, James Hetfield sufrió quemaduras graves al ser alcanzado por una explosión durante un concierto en Montreal, en el arranque de la interpretación de "Fade to black". Hetfield tuvo que ser hospitalizado y varios días después regresó a la actividad sin poder tocar la guitarra. Le sustituyó John Marshall



Los reyes del fuego y las explosiones son Kiss. Una de las veces en que Gene Simmons escupe fuego por la boca, y a pesar de que lleva el pelo recogido, sus cabellos se prendieron, dándole un buen susto.



Otras veces he mostrado vídeos de peleas y encontronazos, y aquí va otro. Henry Rollins, además de un enérgico cantante, es un auténtico bruto. Hace años, cuando cantaba con Black Flag era menos corpulento que ahora, pero igualmente bestia. Resulta que un fan se puso a juguetear... Y Rollins lo mandó calentito para casa. La próxima vez seguro que se lo pensó

3 comentarios:

txinomandinga dijo...

Mama mia...eso de los fuegos artificiales no mola nada... y el Rollins...jajaja...si lo pilla bien lo destroza..jajaja
salud!!

Álvaro dijo...

el de rollins ya estaba en la tercera parte, hay que fijarse más...

Dani dijo...

Tienes razón, Álvaro, se me va la pinza más de lo que pensaba.