martes, 23 de diciembre de 2008

Un estudio advierte de lesiones por agitar las greñas

Agitar las cabezas, peludear, headbanging... No importa cómo se diga en cada parte del mundo, lo único cierto es que menear las cervicales es un idioma global entre los seguidores del Heavy Metal y, ahora, resulta que puede ser perjudicial para la salud. No será la primera ni la última vez en la que mi cuello se ha visto dolorido por extralimitarme en tan saludable ejercicio, quizás la vez que más sufrí fue tras fliparlo con "Dyers eve" de Metallica, pero resulta que un grupo de investigadores advierten de los riesgos que esto conlleva.



Declan Patton y Andrew McIntosh, profesores de la Universidad New South Wales de Sydney (Australia), han elaborado un estudio que ha publicado la prestigiosa British Medical Journey, según el cual las sacudidas con las que acompañamos nuestras canciones favoritas aumentan el riesgo de sufrir lesiones en el cuello y la cabeza. De cara a completar tal tarea, compraron entradas para varios conciertos de Motörhead, Mötley Crüe, Ozzy Osbourne, Skid Row o Whitesnake, entre otras bandas, y analizaron el comportamiento del público para evaluar "cuáles eran los movimientos de cabeza más comunes entre la audiencia". El análisis puso de manifiesto que el estilo 'arriba y abajo' era, sin duda, el más habitual. Después, elaboraron un modelo teórico para estudiar si la amplitud de los movimientos tenía algún efecto en la severidad de las posibles lesiones.

En la introducción nos cuentan que el término "headbanging" nació en 1968, durante con concierto de Led Zeppelin en Boston. Las primeras filas del público agitaban sus cabezas al ritmo de la música y ahí nació el término.



los investigadores comprobaron que la media de meneos era de 146 pulsos por minuto, un ritmo que es capaz de aumentar el riesgo de complicaciones. "Con este tempo, los movimientos de cabeza pueden causar dolores de cabeza y mareos si el giro alcanza un ángulo mayor de 75 grados", explican los autores en su trabajo. Cuanto mayor sea el tempo –por poner un ejemplo, 'Kickstart my heart' de Mötley Crüe alcanza 180 pulsos por minuto- y la amplitud de los movimientos de cabeza, mayor es el riesgo de sufrir lesiones, si bien las probabilidades de padecer un problema de cuello empiezan a ser considerables una vez se sobrepasan los 130 pulsos.

Este trabajo, que como veis tiene más de cachondeo que de otra cosa, propone como posibles medidas para reducir los riesgos asociados al baile, algunas tan estúpidas como pedirle a AC/DC en los conciertos que toquen temas más suaves como 'Moon River' en vez de la memorable 'Highway to hell'; lanzar campañas de concienciación para promover la música suave de Michael Bolton, Celine Dion o Richard Clayderman o incluir dentro del paquete de CD un collarín. Otros informes más reducidos habían señalado que esta práctica aumenta el riesgo de pérdidas de audición o lesión cerebral, entre otros problemas. En 2005, los doctores que trataron a Terry Balsamo, el guitarrista de Evanescence, le diagnosticaron un infarto cerebral y le aseguraron que detrás del trastorno estaban sus movimientos descontrolados de cabeza.

6 comentarios:

Carlos dijo...

No sé, no sé, esto me huele a inocentada adelantada (sobre todo las recomendaciones finales, que son apoteósicas).
También tiene pinta de ser un estudio hecho para ganar esos premios que dan a los trabajos más estúpidos (ahora no recuerdo cómo se llamaban).
No sé qué sería más peligroso: si hacer headbanging o que vayas a un concierto de AC/DC (por ejemplo) y que sólo tocasen canciones lentitas.
Saludos.

Dani dijo...

Tiene toda la pinta, sí, pero imagínate que obligaran a regalar collarines con cada Cd Heavy que te compres para prevenir, o peor, que te endosen uno de Richard Clayderman para fomentar la música relajada!

Noooooooooooooooooooo!

Raúl Arkaia dijo...

Muy interesante, Dani. Como dice Carlos, tiene pinta de guasonada, pero ojito con el tema. Yo soy de los que le pega mucho al "headbanging" y, por si las moscas, me lo pensaré de nuevo antes de hacerlo en un concierto o en el salón de mi casa, donde también practico asiduamente. ;-)

Un abrazo y Feliz Navidad.

angela dijo...

yo creo que los relizadores de la investigacion, no tenian plata para la boleta de los conciertos que formaron semejante escusa para poder ir, igual las neurones llegan a un alto nivel de exitacion por el heavy metal que por eso sucede este movimiento de la cabeza, igual el metal es para vivirlo.

Anónimo dijo...

yo tengo varias vertebras deslizadas gracias al headbanbing o como lo querais llamar

oldundead dijo...

es cierto!!!! hace como 4 dias asisti a una tocata de thrash y death dela zona (melipilla, chile)
y hasta ayer no podia mover mucho mi cuello era como andar con esos cuellos ortopedicos jaja
lo cierto es q no pare desde las 8 de la noche hasta las 3 de la mañana (solo entre tiempos de cada banda jajajaj)
y a decir verdad ayer cabeceee otra vez junto a un desconocido en una plaza escuchando lo nuevo de crisix y disaaster y otra vez me duele jjsjaj
no cualquiera cabecea, no culquiera headbangea?! solo los valientes