lunes, 23 de junio de 2008

Crónica de Kiss en Bilbao ¿Son el mayor espectáculo del mundo?


Este peque, cuyo nombre me olvidé de preguntarle a sus padres, también en la imagen, simboliza en parte el ambiente que este fin de semana respiramos en el Kobetasonik: muchas ganas de música, hermanamiento total y ausencia de incidentes, y verdadera devoción por Kiss, quienes firmaron el mejor concierto del festival desde mi punto de vista.

Se me presentan muchas cosas que decir sobre estos dos días de conciertos, pero quiero empezar hablando del grupo que define sus shows como "el espectáculo más grande del mundo". Yo no sé si es el mejor espectáculo, pero sí creo que está entre los mejores y, desde luego, la Kiss Army cuenta con un nuevo soldado. Quizás llego tarde a filas, pero no creo que muchos que les hayan visto en vivo y en directo puedan decir "no" a su incorporación. Kiss triunfaron y ganaron por goleada a los más esperados el día anterior, Judas Priest.

Hay quien puede opinar que Kiss hace más efectismo que música, pero yo observo una propuesta global en la que los éxitos del "Alive III" se revisten de fuego, pirotecnia, luces y una presencia imponente de los componentes de la banda sobre el escenario. Los cuatro se salieron y lograron conformar una comunión estrecha con el público a base de diálogos efectivos y juegos divertidos, como cuando Paul Stanley amagó con tocar el "Stairway to heaven".


Esta familia Kissmaníaca que vino de A Coruña da la medida de hasta qué punto Kiss pueden congregar gentes de diversa edad y condición. Empezó todo con "Deuce". Los guitarristas y Simmons bajaron al escenario en una plataforma que quedó al descubierto cuando cayó el telón. Unas potentes luces flasheaban el logo del grupo, y luego nos dieron "Strutter", con la que muchos hicimos air guitar como cuando la tocamos en la Playstation, en el "Guitar Hero", juego que a los músicos frustrados nos permite soñar con serlo.

"Hotter than hell", "Lick it up"... Uno tras otro fueron cayendo los clásicos que querían los casi 30.000 asistentes, según la organización. Varios fueron interpretados por el batería, Eric Singer, en espléndido estado de forma como se pudo comprobar en el solo que interpretó. El primer punto álgido vino con "Rock n' Roll all nite", que marcó la transición hacia la traca final. Primero Stanley disparando pirotecnia con su guitarra, luego Gene Simmons y el numerito de la sangre.



Después, quizás lo más esperado, el vuelo de Paul Stanley desde el escenario hasta la torreta situada en medio del recinto mientras canta "Love Gun".



Remacharon la faena con "Detroit Rock City" tras más de dos horas de concierto. Pesaban las horas de calor, los más de 15 conciertos a los que habíamos asistido y la afonía que nos perseguía, pero salimos felices tras un concierto que ha dejado el listón muy alto. Os dejo también la información que elaboró Euskal Telebista sobre el show, con entrevista incluida.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Aqui la morti, morti, super teclas!! jajaja,k prometi visitilla y he cumplido, de hecho te vas directo a mi lista super trxatxis, por que esta muuuy bien el blog... una pega... solo te falta alguna croniquilla de algun concierto de estos grupos que apuntan maneras, pero a los que les cuesta salir del underground... jejeje hay que barrer para casa!!
Un besote tio!! me alegro muuucho de haberte visto y de haberte visto bien!!
Hasta pronto!!

Anónimo dijo...

Olvide una cosilla, te dejo aqui la direccion de mi space pa que me hagas tambien una visitilla y siempre barriendo pa casa, puedes leer las cronicas de conciertos y criticas del disco... entiendeme... q2ue esto es muy durillo!!! pero sarna con gusto...
Y estoy deacuerdo con la critica de kiss, quiza poca musica, pero un grandisimo espectaculo, me encanto el solo de bateria, y absolutamente toooodo, yo tambien me uno a filas. Ademas hay que comprender que los hombres ya estan mayores, y aun asi se lo curran como unos autenticos campeones, se comieron a Judas y halford con papas fritas.
Un besote de nuevo!!
http://www.myspace.com/teclaswaldheim

without-unplugged dijo...

Hay que ver lo bien que te lo pasas...me das una envidia (sana, eso si).


Saludos.

Txema Oleaga dijo...

Como se nota la profesión. Muy buena la crónica.

oko dijo...

bo discurso no arenal. nunca pensei poder escoitar tales cousas no arenal bilbaíno