lunes, 1 de marzo de 2010

Heavy Metal contra la censura, la represión y la dictadura

Últimamente me está interesando el papel que tiene el Metal en la lucha con la censura y la tiranía en diversos países del mundo. Ya he señalado con anterioridad que, aunque a algunos no les guste –algunos, en este caso, son los conservadores y derechosos más chabacanos-, el Rock duro ha tenido siempre un papel preponderante en aquellos momentos históricos en los que las ansias de libertad eran mayoritarias.

Así sucedió en España, cuando la transición abrigó a cientos de grupos de Rock –algunos de ellos están reverdeciendo laureles en la actualidad-; así ocurrió también cuando el Muro socialista cedió, recordemos que los primeros conciertos en el otro lado fueron de bandas heavies como Scorpions, Iron Maiden, Metallica y Ozzy entre otros; y ahora vemos cómo empieza a emerger el Heavy en aquellas zonas en las que la imposición es el pan de nuestro de cada día.

Hablo de China, del sudeste asiático, de los países más islamizados de oriente medio o del Magreb. Aunque parezca mentira, también allí hay Metalheads, pero su libertad creativa está muy mermada. No hay que perder de vista que el Heavy Metal ha sido históricamente muy crítico con las religiones, con la católica en particular, pero allí donde el Islam se lleva a sus últimas consecuencias, los compositores heavies no miran hacia otro lado.

La primera fuente de información directa que tuve sobre esto fue el documental "Global Metal", de Sam Dunn y Scot McFadyen


Sobre esto, acabo de recibir un estudio titulado Headbanging against repressive regimes del profesor Jeremy Wallach , antropólogo de la Universidad de Ohio. En él revela las dificultades que tienen los jóvenes chinos o iraníes, por ejemplo, a la hora de tocar Rock Duro. Por desgracia, el trabajo sólo está en inglés, pero lo podéis leer en este enlace. Me parece muy interesante para calibrar el poder de liberación que tiene la música en general, y el Heavy Metal en particular.

Hace meses, la BBC edición inglesa emitió una noticia sobre el movimiento metal undergorund de Marruecos, que crece día a día. Podéis leerla aquí y ver un vídeo más abajo.

Merecen nuestra solidaridad. Mientras aquí lo que les preocupa a algunos es por cuánto tiempo podrán bajarse música gratis, en algunos de esos países pelean cada día por poder tocar.

7 comentarios:

Cristina Álvarez Cavalera dijo...

Muy bueno, Dani. Muchas gracias.

Dani dijo...

Gracias a ti por el peloteo, maja

freier dijo...

Bueno, Dani, a mí, como a ti, también me interesa la capacidad crítica de esta música, y no sólo en el ámbito de la opresión y la censura política , sino también en lo que refiere al pensamiento crítico en general; a esa manera de enfrentarse a las cosas del mundo desde una perspectiva inconformista, que no da por válidas las respuestas tradicionales por el simple hecho de serlo y que se enfrenta a cualquier tema no quedándose en la superficie de las cosas.

Es verdad que hay muchas tendencias en este mundo, pero también es verdad que aún en los momentos en que los modos más superficiales y comerciales de metal triunfaban a la vez surgían otros preocupados por darle un contenidoa sus letras que fuera más allá de las fiestas y las chicas y tal y tal. No sé, se me ocurre el Operation Mindcrime de Queensryche, con esa llamada a no dejarse manipular; o,abundando en el mismo tema,el Master of Puppets de Metallica; Dream Theater, por su parte, tiene letras con un contenido filosófico importante, por ejemplo The Spirit Carries On, y la lista sería interminable.

Mis pasiones son la Música y la filosofía y he encontrado en el metal y sus distintos géneros y subgéneros similitudes con la tarea filosófica. Ambas tareas son, a mi juicio, incomprendidas. Por una parte, desde siempre se ha mirado a los filósofos como individuos molestos y rebeldes lo que les ha costado la vida a un incontable número de ellos; por otra parte, en lo que refiere a la excelencia artística tengo la impresión de que en ambas disciplinas se da el mismo caso de incomprensión precisamente por la dificultad y la excelencia de sus logros. Así, ocurre a menudo con composiciones musicales lo que ocurre con obras filosóficas que su disfrute requiere trabajo y esfuerzo y una preparación previa.

No es lo mismo disponerse a escuchar las cosas más elaboradas de Iron Maiden o Dream Theater que la canción del verano y no es lo mismo leer el De Rerum Natura De Lucrecio que las rimas de Sabina.

Muy bueno tu artículo.
Un saludo.

Dani dijo...

Hola colega Freier,

yo vivo en un mar de dudas, quizás porque me pregunto demasiadas cosas. Eso sí, sé muy bien que no sería como soy si no hubiera conocido el Metal, y no hubiera rebuscado sus esencias.

Espero tus sugerencias!

freier dijo...

La filosofía es una manía por ahondar en los únicos problemas que son dignos de ese nombre, es decir, los que no tienen una solución del tipo científico matemático y que posiblemente no la tendrán nunca, por ejemplo la eutanasia o la posibilidad de trascender la muerte.
En lo que refiere a la eutanasia, Metallica le dedica al tema la canción One y su apuesta está clara. A mí me gustaría pensar que ha habido gente que por la vía de la música de Metallica se ha cuestionado si la muerte puede ser de cualquier manera o ha de ser una muerte digna; o si la vida es vida humana por el hecho de ser vida biológica o si requiere para ser denominada humana de algo más que el mantenimiento de funciones biológicas. También se puede uno acercar a estas cuestiones a través de Bertrand Russell (he puesto en mi blog un artículo sobre la eutanasia con dos videos, uno de Russell y otro de Metallica). Los ejemplos son innumerables y los que sabemos que nuestra vida no sería lo mismo sin haber conocido esta música y haber sentido esa atracción inexplicable, visceral, extática y que la hemos ido cultivando, o ha ido creciendo en nosotros por sí misma, -en mi caso hace ya treinta años que dura la cosa-, los que hemos sentido esto, decía, tenemos una relación especial con la música. No se trata simplemente de un pretexto que te acompaña mientras te vas tomando algo de pub en pub; no es algo importante, quizá, pero secundario, no, para mí es primordial. Y no soporto que me corten una canción antes de acabar, está uno en pleno disfrute (porque es eso, disfrute y no mero pasar el tiempo como se podría pasar de otro modo)y el locutor de turno te corta la canción en pleno momento de éxtasis (en las raras ocasiones en que un locutor pueda pinchar algo que te guste), ¡maldita sea, que disgusto tan insoportable!

En fin, que me emociono y no paro de teclear...
Hasta pronto.

BLAZE dijo...

Yo aún no he entrenado mi oído como para escuchar metal muy pesado pero si sé que el metal empezó con una corriente de oposición a las reglas establecidas. Disturbed está entre mis favoritos porque en sus letras hay contenido y en sus entrevistas toman posturas congruentes con lo que cantan. Recomiendo "Land Of Confusion", "Facade", "Another Way to die", "Enough". Ojalá alguien que acostumbra a escuchar la música comercial estéril se dé una vuelta por aquí y se dé cuenta que vivir es más que el mero gozo y el qué me importan los demás.

Dani Metalbitacora dijo...

Hola Blaze,

descubrí a Disturbed en "Indestructible", y ahora estoy disfrutando de su nuevo "Asylum", del que espero hablar en breve. El contenido de sus letras puede gustar más o menos, pero sí, son congruentes.

Un abrazo.